jueves, 20 de junio de 2013

LOS SOPRANO DE AQUÍ

 
 

Me entero de la muerte de James Gandolfini, ya para siempre el magnífico Tony Soprano, y lo hago a través de la radio, que, como cada mañana, martillea mis oídos con su salmodia habitual de políticos corruptos, banqueros chorizos y demás excrecencias del sistema. Tanto, que me cuesta sentarme ante el teclado y escribir sobre algo que no tenga que ver con el abuso de la confianza y la cartera de los ciudadanos.

Bien es verdad que, contemplados en su desfile camino de la "boda del siglo" o en sus ya frecuentes paseíllos para ver al juez, los Soprano de aquí tienen más que ver con los personajes de una película de Pajares y Esteso que con los de la magistral serie  de la HBO. Tampoco creo que a ninguno se le haya ocurrido consultar con un psiquiatra, porque, a ellos, lo que les preocupa de su cabeza es la cantidad de brillantina que puedan poner en ella. Por lo demás, satisfacen sus complejos vistiendo trajes caros, a ser posible de paño y confección inglesa, y cargando en sus muñecas esos relojes tan poco discretos que, más allá de dar la hora, hablan del nivel de ingresos y de los complejos de sus dueños.

En lo que sí coinciden los Soprano de aquí y de allá es en su gusto por los coches grandes y caros y en su "arte" para hacerse con obras y contratas, porque, a pesar de lo que pensamos, salvo cuando se meten en guerras intestinas, la actividad principal de la mafia no es el asesinato, sino la extorsión y el soborno que, allí como aquí, necesita del concurso o el silencio de los poderes públicos. Sin embargo, el hecho de que no usen pistola no quiere decir que las consecuencias de sus actividades no puedan llegar a generar daños colaterales. No hay más que ver las mortales consecuencias de un  insuficiente mantenimiento del metro de Valencia o las, casi siempre intangibles, víctimas de los recortes en Sanidad, mientras el sistema sigue lastrado por el sueldo de tantos asesores como hay y por oscuras contrataciones, en las que, a veces, como acabamos de saber que ocurre en Cataluña, quien adjudica, es, a la vez juez y parte.
 
Los Soprano de la HBO no hacen ostentación, como mucho se citan en bares de striptease y se reúnen en cafés y restaurantes modestos. Los de aquí,  van a misa con la familia, al menos los domingos, y, a veces, reciben la comunión de manos de un obispo y, cuando salen a comer, los hacen a restaurantes de lujo, donde les gusta ser reconocidos. Los Soprano de la serie hacen lo que hacen por tradición familiar, los de aquí suelen ser advenedizos descolgados del mundo de la política o enganchados a él como garrapatas dispuestas a beberse laa sangre y la salud del país. 
 
Decía que los Soprano de aquí no van al psiquiatra como va Tony. Los sopranos de aquí se confiesan con la prensa y, si no queda más remedio, con los jueces. Saben perfectamente que lo que hacen no es lo correcto y buscan en sus confidencias con periodistas lavar su imagen y, si es posible, arruinar la del adversario. Por ello pagan para conseguir dosieres que hablen de pecados ajenos que guardan en la recámara, por si hace falta decir aquellos de "qué tenemos contra el hijo puta", que en su momento tomamos casi a chufla y que hoy cobra todo su sentido.
 
Se confiesan también con los jueces, pero sólo a medias. Del mismo modo que Tony mantiene a su psiquiatra en la penumbra de algunos rincones de su alma, los Soprano de aquí esconden sus cuentas a los jueces y tratan de liarles haciendo ver que no escriben como escriben y que no saben de qué se les habla. Pero, como en la Nueva Jersey de los Soprano de la tele, a veces hay tensiones en la familia y vuelan las insinuaciones, las amenazas y los cuchillos. Es entonces cuando los papeles comienzan a llegar a los cajones de los periodistas de confianza y cuando una acusación se compensa o se para con otra o con la amenaza de otra.

Cuando esto ocurre, se desata una lucha sin cuartel, porque tampoco a los Soprano de aquí les gusta la cárcel, que estropea mucho y entristece. Pero, en los días de vino y rosas, para los Soprano de allí como para los de allá, si se han hecho bien los deberes y se han hecho los contactos y los regalos oportunos, todo es tan sencillo como poner el cazo y sentarse a engordar el negocio, que es lo que hacen los listillos. Los de allí, no. Los de allí son lo que nunca serán estos: astutos.
 
 
 

Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/


 

1 comentario:

Mariana Hernández dijo...

HBO ha realizado buenas series, también como Game of Thrones, PSI, Mad Men, es de admirar que el escritor de las últimas temporadas, Matthew Weiner, es también el creador de Mad Men.