martes, 23 de septiembre de 2014

LOS MOROS, CATALUÑA, EL MINISTRO Y SU MARIACHI




Cuando hace unos días escuché al impresentable de Alfonso Rojo, ese señor que, según la genial Maruja Torres, además de ficción escribe novela Maruja Torres. Hablar de que no le gustaba que ochocientos mil moros, que luego rebajó a cuatrocientos mil, tuviesen más poder de decisión sobre un hipotético referéndum en Cataluña que sus hijos, pensé que además de su demagogia habitual hablaba por su boca la malsana locura y digo malsana, porque, estoy seguro, esa locura se alimenta de billetes y no de los pequeños.
Eso es lo que creía, hasta que esta mañana he caído en la cuenta de que lo dicho por Rojo no es más que una pieza de la estrategia de desinformación peligrosamente demagógica que está llevando a cabo el Gobierno y en especial el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, agitando el fantasma del radicalismo islámico y la xenofobia que, no hay que negarlo, existe entre algunos sectores de la sociedad catalana. 
Qué curioso que hoy que el ministro acudía a una entrevista en la SER, esta cadena difunda una información, yo diría un "corre-ve-y-dile", otros dicen filtración, sobre el peligro que supone que los independentistas estén entrando en contacto con los líderes religiosos musulmanes en Cataluña. La redactora que ha dado esa información basada, según sus palabras, en informes policiales secretos, que, curiosamente, le han sido filtrados, añado yo, en el momento oportuno, mezcla el yihadismo con la construcción de una gran mezquita en Barcelona o el patrocinio de Qatar al Barça con el lógico también añado yo el adjetivo, interés de los independentistas en captar el voto de un colectivo que se acerca al medio millón de votantes.
Minutos después, el ministro ha acotado la información, es una vieja estrategia la de que la alarma y el libelo lo difundan otros, dejándola en el hecho de que existe una asociación "Nous Catalans", presidida por el ex dirigente de ERC Àngel Colom, que efectivamente trata de integrar a ciudadanos de otros países, fundamentalmente musulmanes, en el movimiento soberanista catalán. A lo que sólo ha podido poner el pero de la detención de un ciudadano próximo a ella, acusado de colaborar con organizaciones radicales.
No sé qué puede tener de malo que los centenares de miles de musulmanes residentes en Cataluña se organicen. No sé qué tiene de malo que quieran vivir en una Cataluña independiente, más viendo a diario como se les tarta en las fronteras africanas de España, bajo las órdenes del mismo ministro. La redactora de la SER hablaba, convenientemente inspirada por sus fuentes, de una estrategia de estos ciudadanos para llegar a los ayuntamientos en los que son una parte importante del censo y, todo esto, sin que se funda el misterio, que decía un amigo.
No sé si se daba cuenta de lo que estaba diciendo por encargo, porque estaba negando el derecho al voto libre a todos estos ciudadanos, No sé se da cuenta de que, con esa actitud, estaría privando a Ana Hidalgo, orgullo de su Andalucía natal y de la maltrecha izquierda francesa, el derecho a ser la alcaldesa de París. Es lo que pasa por entender el mundo como una enorme conspiración, que, al final, acabas hablando el lenguaje de quienes viven de infiltraciones, informes hechos no se sabe por qué ni para quién, y de intoxicaciones alarmistas que las más de las veces se deshacen como un azucarillo el agua.
Pero, además, existen otros intereses tan bastardos como esos. El ministro es hermano del que será candidato del PP de Cataluña a la alcaldía de Barcelona, que ha hecho de la oposición a transformar la Plaza de Toros Monumental de Barcelona en una gran mezquita para Barcelona, que al contrario que Madrid carece de ella, su caballo de batalla para la próxima campaña electoral. Mezclar una cosa y otra, como hace el ministro sólo o en compañía de otros es, como ha dicho esta mañana el alcalde de Barcelona,  una gran irresponsabilidad que amenaza la convivencia. Y eso es lo que han hecho, a propósito de Cataluña y los “moros”, el ministro y sus mariachi.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

3 comentarios:

jaserrano dijo...

He escuchado esta mañana la entrevista al ministro en la SER. Mi impresión es que, tras la difusión de esa noticia sobre informes policiales, se le ha llamado para que explique qué hay de cierto en todo eso. No me ha parecido que se le haya querido dar bombo a ministro.

Javier Astasio dijo...

Querido ja:
En ningún momento he dicho que la entrevista fuese a favor del ministro, De lo que hablo es de una informacióin previa, elaborada por la redactora que habitualmente se ocupa de las noticias del área de Interior, Si la escuchas, reconoceráspunto por punto lo que digo.
Respecto a la entrevista de Pepa Bueno, nada que objetar.

Anónimo dijo...

Orgullosos de ser MOROS i també INDEPENDENTISTES digui el que vulgui el ministre.