sábado, 24 de marzo de 2012

LA OPACA TRANSPARENCIA

Si no fuera porque la situación es para llorar, algunas iniciativas darían para unas cuantas carcajadas. Va a resultar ahora que el gobierno del mismo partido que colocó y elogió hasta el rubor la labor de un chorizo como Jaume Matas o el que sustentó en la Generalitat Valenciana y presentó a las últimas elecciones autonómicas, que por cierto, ganó, al histriónico y delirante Francisco Camps, cuya gestión al frente de la comunidad valenciana, a la que ha dejado al borde de la ruina, sigue estando, y no sólo por los famosos trajes, en tela de juicio... va a resultar, decía, que ese mismo partido es el que dicta las normas de transparencia y buen gobierno que pretende poner de patritas en la calle y marcar como apestados a los gobernantes y responsables de lo público que gasten lo que no tienen o falseen cuantas, una ley que, de haber estado vigente ahora, habría acabado con la carrera política de la mayoría de los presidentes autonómicos, incluida Esperanza Aguirre, a la que acaban de perdérsele en el cajón mil millones de déficit.
¿Qué pretende el Gobierno aprobando esta ley en el último día de campaña de las autonómicas andaluzas y asturianas? ¿Quiere decirnos que rodos los que han estado son unos chorizos y ellos los que van a limpiar armarios y cajones?
Si es eso lo que pretendía, hubiese sido más decente abrir la carpeta de los Presupuestos Generales para este año, que llevan escondidos demasiado tiempo, para que asturianos y andaluces supieran qué y a quién van a votar mañana.
España nunca se ha caracterizado por ser uno de los países más transparentes, ni siquiera en su entorno. Nuestro país está y ha estado hasta ahora entre los señalados por Transparencia Internacional, una organización que pretende combatir la corrupción de las naciones.
Lo cierto es que, por más que queramos lavarnos la cara deprisa y corriendo, la opacidad de Rajoy y su gobierno, válida quizá para consumo interno, no convence a las autoridades europeas, que nos mandan ya a sus sabuesos, ni para los temibles mercados que han vuelto a hacer presa, seis meses después, en la endeble deuda española. Curiosamente, la prensa silba y mira para otro lado en lugar de señalar al verdadero culpable de la desconfianza de unos y otros que no es otro que nuestro Gobierno.
Bienvenida esta ley si es que sirve para desterrar los que han sido usos y costumbres de la política española en los últimos tiempos. Aunque mucho me temo que algún resqiuicio se dejarán los autores de la ley, porque me resulta difícil creer que, por propia iniciativa, acaben tejiendo la soga que les ate las manos que tan acostumbradas estaban a visitar las arcas de los público en beneficio, si no personal, sí partidista.

Quizás a partir de ahora la vajilla se nos sirva en una vajilla transparente, pero me temo que el menú va a resultar tan incomestible como siempre.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

1 comentario:

P dijo...

Totalmente de acuerdo. La frase mas recurrente será.. ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?