martes, 5 de mayo de 2015

UN GILIPOLLAS


Si "más vale una vez colorado que ciento amarillo" prefiero ponerme colorado, de vergüenza y de ira, ante la penúltima gilipollez, estoy seguro de que habrá más, del sabiondo candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid, porque pretender resucitar en el estanque del Retiro y en el Lago de la Casa de Campo las naumaquias que inventaron los romanos del "pan y circo" y que se realizaban para solaz de reyes y nobles en Aranjuez.
La última naumaquia que se  hizo en España, la filmó Luis Lucia para que Marisol jugase a piratas con sus "amiguitos" en el estanque del parque de "El Capricho", para su película "Un rayo de luz" y, cuando ayer escuché a Carmona, no pude sino imaginarme a Carmona, con un bigote pintado con un tizón y un casco del abuelo, batiéndose desde su barca contra la neocondesa, a la que parece querer parecerse, en los dos grandes estanques públicos de Madrid que perecen haber descubierto, uno y otra, después de décadas de abandono y de haberse convertido en criadero de carpas para que las pesquen los jubilados y quién sabe si los proveedores de algún restaurante chino.
Debo elegir entre ponerme rojo de vergüenza o de ira. Y me puede la ira. La ira de comprobar como el partido al que he votados tantas veces ha elegidos esta vez como candidato a un payaso repelente, uno de esos personajes que cree que el mundo es un plató de televisión, una mesa redonda o una tertulia en las que las "ocurrencias" salen gratis y  se tratan de usted y poniéndose el don por delante personajillos como él o como Francisco Granados, hoy en la cárcel, a la espera de juicio, y  a los que tuve que aguantar discutiendo de aquella manera tan falsa en la SER cada miércoles por la tarde.
No me gusta el personaje. Y me refiero, de los dos, al que sigue en libertad. No me gusta su falsedad. No me gustó verle al lado de Tomás Gómez el día que Pedro Sánchez cerró "por reformas" el partido en Madrid. Se colocó junto a "su amigo", pero buscando con los ojos y la punta del pie la puerta por la que salir corriendo para ponerse a salvo. No me gustó nunca su ambigüedad a la hora de juzgar las megalómanas y falsas promesas de Gallardón o Aguirre a propósito del frustrado Madrid Olímpico o la ciudad del juego, el tabaco y la prostitución que fue el mafioso proyecto Eurovegas.
No me gusta. No puedo con él, presumiendo siempre de sus clases en la universidad ¿quién no las ha dado alguna vez? con sus gafas que quieren ser de intelectual y parecen de zapatero remendón, con todos mis respetos para los cada vez más escasos zapateros, con sus carpetas llenas de papeles y su tableta. No me gusta porque parece –y me da “mal rollo” darle la razón a Aguirre, aunque sólo sea en eso- más que de centro, de derechas.
No me gusta, porque en un Madrid sucio y roto, en el que sólo se hacen cosas si algún amiguete se lleva algo haciéndolas, en un Madrid que pasa hambre y necesidades, en un Madrid en el que sólo se rehabilitan las viviendas su alguna empresa "amiga" se encarga de ellos, en el que se venden las viviendas sociales, construidas o adquiridas para atender a quienes no pueden pagar un alquiler "de mercado", se venden a fondos buitre que disparan los alquileres a un precio muy por debajo del de mercado, no me gusta porque en este Madrid tan deteriorado, lleno de baches, de mierda, de autobuses que no llegan de aceras destrozadas, de árboles que se caen y matan y de calles por barrer, en este Madrid al candidato Carmona sólo se le ocurre organizar naumaquias en sus estanques. No me gusta porque, en mi opinión, parece que compartida por cada vez más madrileños, es un perfecto gilipollas.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

4 comentarios:

Mark de Zabaleta dijo...

Muy bien expuesto....

Saludos

Gerardo Galán. Estepona. dijo...

Cayéndome igual de mal el Carmona más gilipollas me parece el autor del texto. Vaya comentario racista lo de las carpas y los chinos. Gilipollas y racista, bonita combinación.

Javier Astasio dijo...

Tienes razón Gerardo. Mi comentario es racista , y gilipollas por apresurado y poxo meditado. Aunque lo del firtivismo y la comercialización de lo pescado es un hecho y está publicado. Hace años por chinos (no todos) y últimamente por rumanos (no todos). Gracias por tu llamada de atención, Gerardo.

Alberto Torres dijo...

Veo, Javier, que has cumplido tu compromiso de impudicia que anunciabas en tu Blog de "Periodísticos" de ayer 8 de mayo, porque tus comentarios sobre Carmona son eso, impúdicos. Haces honor a la palabra dada, como siempre y con nota.