lunes, 9 de febrero de 2015

PATRIOTAS Y BANDIDOS



Espero que algún día la Historia reserve alguna de sus líneas a quienes, con sus luces y sus sombras, decidieron un día dar a conocer la "delicada" información que una sociedad tan hipócrita como la que nos ha tocado vivir puso un día en sus manos. Me refiero yodos esos héroes, villanos para la "gente de orden", que filtraron a Wikileaks las vergüenzas del espionaje norteamericano y la imagen que los Estados Unidos tienes de sus socios, o las villanías de las tropas norteamericanas en Irak. También, cómo no, el jovencísimo Edward Snowden que reveló al mundo, por razones éticas, las técnicas que, para el espionaje en las redes, utilizan si país y la connivencia que, para ello, mantenía Washington con las grandes empresas del sector. Y, ya por último, Hervé Falciani, el empleado de del HSBC en Ginebra que entregó a Francia material informático en el que se incluía una lista con el nombre de miles de clientes del banco que escondían en él el dinero que ocultaban a la Hacienda de sus países y los métodos utilizados para ello.
Quizá sólo sea un sueño, pero creo que se haría justicia a estos nuevos héroes que han asumido el papel de cargar sobre sus espaldas tanta ignominia para echarla a rodar por la pendiente de los medios de comunicación hasta hacerla reventar en la conciencia de los ciudadanos. Héroes y no villanos como Bárcenas o Carlos van Schouwen, el contable chileno de Filesa, que nos dieron la información de los chanchullos en que colaboraron, con el único ánimo de vengarse de sus jefes o compañeros.
Todo esto viene a cuenta -y nunca mejor dicho- de la publicación hoy por parte de Le Monde y un grupo de periódicos de varios países del contendió detallado de la lista revelada por Falciani, la misma que, al caer en manos de la justicia española, provocó la regularización fiscal de la fortuna de millares de ciudadanos y empresas españolas en el 2006/2007, por un total cercano a lo que nos cuesta anualmente la administración tributaria. Un escándalo que traerá cola, entre otras cosas, porque coloca los nombres de "héroes" de la banca como Emilio Botín y familia o del deporte como su "apadrinado" Fernando Alonso, junto a los villanos del narcotráfico y el comercio de armas o diamantes.
Lo más lamentable es conocer las marrullerías utilizadas por los evasores españoles que, como en una lujosa partida de billar acababan con su dinero en el banco suizo, después de recorrer medio mundo rebotando de isla en isla y paraíso en paraíso para escapar a cualquier control posible. Un banco, este HSBC, del que ya oímos hablar en España cuando, en tiempos de Aznar y en medio del escándalo Gescartera, se le relacionó con empresas propiedad de Rodrigo Rato y sus hermanos. 
De lo que estoy seguro es de que en los próximos días conoceremos muchos más detalles y nombres de todos estos patriotas que unas veces se permiten darnos consejos morales y pedirnos que nos apretemos el cinturón en las crisis, mientras ellos se quedan con nuestras casas, y otras se envuelven en la bandera española y aceptan premios como el Príncipe de Asturias, mientras eligen fijar residencia en Suiza y dejar allí su dinero. Patriotas que, a  la hora de la verdad, no tienen el menor escrúpulo en que su dinero se mezcle con el de villanos y bandidos, manchado con la sangre de las víctimas de su codicia.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ejemplo claro que disparar sin bala. Pero por lo menos el ruido se oye. La situación tributaria o fiscal de aquel al que no nombras pero insinuas es inmaculada. Tributo en Suiza mientras vivía alli y tributó en España cuando lo hizo aquí pagando además 40 millones al traerse su dinero. Sí, saldrán más datos los próximos días, a ver si rectificas si lo que oyes no coincide con tus insinuaciones. Por cierto hay muchos pilotos que vitienen fijada su residencia en Monaco y Suiza, pero de esos no se comenta nada, claro.

Anónimo dijo...

Creo que te estas columpiando y espero que cuando tengas que rectificar muestres el mismo entusiasmo como el que has mostrado para difamar. Creo que llevado por tu entusiasmo antialonso (fenomeno conocido en este pais), te ha olvidado de algunas "menudencias sin importancia" como que Alonso GANA su dInero fuera de ESPAÑA, y que en los años a los que se refiere la lista Falsiani residia a todos los efectos en Suiza y en donde logicamente tenia su dinero,...¿pillas la diferencia?. Vivir y tener dinero en un Banco de Suiza no es sinonimo de ser un defraudador. Ahora sigue con eso de envolverse en la bandera y en los premios que, te estas cubriendo de gloria.

Javier Astasio dijo...

Querido anónimo:
Vaya por delante que soy y he diso alonsista desde siempre. Pero eso no quita para que me asombre de que un piloto de Fórmula 1 fije su residencia en un país montañoso donde no hay circuitos y que, entre todos los bancos que hay en él, es la industria nacional, escoja precisamente al sospechoso HSBC para depositar su dinero, más teniendo un banco como patrocinador de su equipo.
Por otra parte traerse al dinero a España con el aliento de la Agencia Tributaria y del escándalo en el cogre cogote no tiene mérirto

Anónimo dijo...

A principios de mes, la Cadena SER comunicó a Javier Astasio su despido. El periodista había formado parte del equipo de Fernando Delgado en ‘A vivir que son dos días’ y llevaba trabajando casi treinta años en la emisora. Ha creado un blog en Internet, ‘Diario de un parado de la Cadena SER’, donde plasma sus sentimientos y opiniones.