jueves, 17 de mayo de 2012

DESDE HOY, MÁS POBRES



Más pobres e inseguros...
Hoy, el Congreso de los Diputados. es decir la representación de los ciudadanos, arrepentidos o no de su voto, refrenda los terribles decretos del Gobierno por los que los pensionistas pagarán una parte del precio de sus medicamentos y el resto de los ciudadanos verán incrementado el porcentaje de lo que ya pagan, mientras a los inmigrantes se las saca de la asistencia universal sanitaria, dejándoles a su suerte, salvo que opten por la asistencia urgente, lo que como la profecía que se cumple a sí misma hará realidad el mito de que los inmigrantes colapsan con cualquier dolencia sin importancia los servicios de urgencia.
Estos recortes, que, a los españoles, nos hacen más pobres, también nos hacen más inseguros, porque, por ejemplo, todos esos inmigrantes que trabajan, demasiado a menudo ilegalmente, en las cocinas de los bares y restaurantes que frecuentamos, los que manipulan los alimentos que consumimos o los que venden golosinas a nuestros hijos habrán perdido desde hoy su derecho a la salud y a una asistencia sanitaria consagrados en la Constitución.
También hoy el Congreso da su visto bueno a los recortes en Enseñanza. Un ahorro en el gasto que dispara el número de alumnos por aula, que priva de profesorado de apoyo a los que tienen dificultades, que ha mandado o mandará al paro a numerosos interinos y que está deteriorando a pasos de gigante la calidad y el mantenimiento de las aulas de colegios e institutos públicos, amén de alejar cada vez más del horizonte de las parejas con trabajo el sueño de poder contar con escuelas infantiles para sus hijos. Eso, que nos hace más pobres, porque, no sólo nos empuja a echarnos en brazos de los centros privados, sino que agranda la brecha que separa a la clase trabajadora de su derecho a subir peldaños en la escala social, también nos hace más inseguros, porque la seguridad en las calles se irá deteriorando en la misma medida que se deteriore el ambiente en las aulas. Y, no lo dudéis, se irá deteriorando.
También subirán las tasas universitarias, se reducirán las becas y se endurecerán las condiciones para obtenerlas y mantenerlas, con lo que la decepción y la falta de estímulos de los jóvenes se adelantarán unos años y sin la posibilidad de acceder a un puesto de trabajo en España o aspirar a emigrar en condiciones aceptables. Algo que, creo que no hace falta insistir en ello, redundará también en un aumento del malestar en las calles,
Hasta ahora se ha reprimido con policía en la calle cualquier protesta contra estas medidas a las que hoy da su visto bueno el Congreso. Lo que no sé es si va a haber policías suficientes para contener toso el malestar, toda la rabila y la desesperación que van a ocasionar entre los ciudadanos. La cosa ya no tiene remedio y, desde que me he despertado esta mañana, no me quedo quitar de la cabeza que esto que nos pasa y los que nos pasará, que no ha solucionado, más bien al contrario, ninguno d los problemas que teníamos antes del 20 de noviembre, nos pasa porque, detrás de cada uno de los diputados del PP que darán hoy su sí a los recortes, hay miles de ciudadanos que, no sé si conscientes de lo que hacían, no sé si ya arrepentido, les han sentado en su escaño.



Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

2 comentarios:

Marisa dijo...

Para que haya arrepentimiento, tiene que haber sentimiento de responsabilidad y, en eso, todos somos como el Rey, constitucionalmente irresponsable. El sentir general es que estamos todos abocados a la voluntad de los mercados como si fuesen designios divinos. A esto, se sumará nuestra escasa memoria histórica, cuando las calles lleguen a ese deterioro que vaticinas, cuando vuelva “el Vaquilla” alegre bandolero, siempre podremos decir que es culpa de la incapacidad del Sistema, de los padres, de los profesores, de la desmotivación juvenil… pero nadie se acordará de las votaciones del pasado 20N, como nadie recuerda ya, aquella Ley del Suelo de Aznar que nos hacías recordar en tu blog hace unos días.

Un saludo.

Manuela Forajida dijo...

Lo que tú dices: invente una profecía y luego hágala realidad.
Aún tendremos que aguantar algún "te lo dije" del Gobierno.