jueves, 20 de octubre de 2016

BORROKIZACIÓN


No quisiera pecar de alarmista ni, mucho menos, ser malinterpretado, pero no me puedo callar, no me queda otro remedio que decir lo que siento, que huele muy mal mucho de lo que está pasando en los últimos días. Me explico: parece como si alguien se hubiese empeñado en hacer desfilar ante nuestros ojos la memoria de los últimos cuarenta años y, lo que es peor, parece como si alguien se empeñase en glosar todos estos acontecimientos en beneficio propio.
No me gustan, y ayer mismo lo escribía en este mismo blog, quienes creen que todo puede resolverse en las calles y plazas o, por qué no decirlo, en los pasillos de una facultad. No me gustan, pero mucho menos me gustan quienes se atrincheran detrás de sus micrófonos o sus periódicos para imponer a los demás su pensamiento o para defender su honor, sus intereses o sus negocios, no siempre honrados ni limpios.
Lo ocurrido en la facultad de Derecho de la Autónoma, no puede gustarme, y eso que comparto gran parte de los reproches dirigidos a Felipe González y a Juan Luis Cebrián, especialmente los escritos en la pancarta recogida en la imagen que ilustra esta entrada, en la pancarta, no en el cartel que asoma sobre ella. Uno y otro no pueden negar su relación con los GAL, que al fin y al cabo fue terrorismo de Estado, practicado, como la tortura, bajo el gobierno de González, los papeles de Panamá en los que aparecen las esposas de ambos, el golpe de Estado metafórico dado en la calle Ferraz hace dos semanas, en el que también los dos tuvieron mucho que ver, la manipulación y la censura practicada en los medios controlados por Cebrián, especialmente en el vergonzante episodio de las represalias a quien osó hacerse eco de las informaciones que relacionaban a la cabeza visible de PRISA con los papeles o la operación de acosos y derribo lanzada contra Pedro Sánchez en cuanto pareció posible un acercamiento  a los anatemizados líderes de Podemos, y, claro está, la indiscutible acusación de oligarcas, porque uno y otro, si no poseen grandes patrimonios, que también, sí se manifiestan siempre que pueden en favor de quienes lo tienen.
Eso en cuanto a los incidentes de la autónoma. En cuanto a otro asunto, la paliza propinada el fin de semana en Alsasua a dos guardias civiles y sus novias no puede calificarse más que de lamentable y condenarla sin paliativos, incluso si se atiende a la consideración de imprudente de la presencia de los guardias en un bar y en un ambiente claramente hostil. No hay justificación para tal muestra de odio, como tampoco la hay para las frecuentes peleas de fin de semana en cualquier de este país, en las que una mirada, una indumentaria, un color de piel o un acento les bastan a unos cuantos descerebrados para sublimar sus frustraciones en puñetazos y patadas.
Me da la impresión que uno y otro asunto se han sobredimensionado, poniéndolos en relación tanto con ETA como con Podemos, aprovechándolos para pintar un paisaje de crispación en el que resulte fácil justificar algunos comportamientos dudosamente democráticos, criticados por la tercera fuerza en el Congreso que, según las encuestas, hoy, en unas elecciones, podría pasar a ser la segunda,
Me temo que estamos asistiendo a una borrokización generalizada, no porque se repitan las protestas ente los CIE, los desahucios, en las universidades o donde sea, sino porque, siguiendo la estrategia señalada en su día por Cospedal, Hernando y otros agitadores del PP, todo lo que ocurra se asociará con esa ETA que hace cinco años dejo de ejercer la violencia, salpicando de paso al partido que ha plantado cara al nefasto bipartidismo que tanto daño ha hecho a este país.
Llamar fascismo a lo que siempre ha existido en la universidad, acusar a Podemos de fletar autobuses para boicotear a Cebrián y González  o decir que los que dieron la paliza a los guardias en Alsasua son los mismos con que quiere formar gobierno Podemos, decirlo con el gesto crispado y con la boca torcida, como hizo ayer un colaborador de cuyo nombre no quiero acordarme del programa de Susana Griso, tan exagerado y fuera de lugar que la misma Griso le reprochó su actitud, eso no es más que hacer prensa borroka, contar las cosas para sembrar el odio y el miedo que haga a la gente más fácil de manipular. En suma, borrokizarnos y hacerlo para su propio beneficio.
Espero haber sabido explicarme

4 comentarios:

OdiseaAzul dijo...

TE HAS EXPLICADO MUY MAL , COMO TODO LO ENTIENDAS ASI VAMOS COPAOS

Marisa dijo...

...y mientras decidimos dónde colocamos el jarrón chino... o colombiano...
http://iniciativadebate.org/2016/05/26/las-colas-del-hambre-en-espana-lo-que-las-tv-espanolas-no-emiten/

Manuel dijo...

¿Cebrián es responsable de los GAL? Nos estamos volviendo locos. No me gusta Cebrián, pero eso no justifica la manipulación y la mentira. Respecto a Felipe González, ¿qué pruebas hay de que organizarse ninguna forma de terrorismo de Estado? Las mismas que se tenía contra Azaña respecto a Casas Viejas. La la derecha le vino bien acusarle de aquello y a la izquierda más estúpida también. Una pena. Se puede disentir sin caer en la barbarie.

Javier Astasio dijo...

En ningún momento, Manuel, he relacionado a Cebrián con los Gal. por el contrario he sido escrupuloso en eso. En cuanto a Felipe González, es tan responsable de los GAL como Rajoy de la corrupción del PP. Además, acudió a acompañar a Barrionuevo y Vera a las puertas de la prisión en lo que, de no haber tenido cada que ver, fue un gesto de solidaridad innecesaria con dos condenados por terrorismo de Estado. Nadie dice que tomase parte activa en el diseño de aquella barbaridad, pero sí la consintió.