lunes, 21 de noviembre de 2016

CULTURA DE PARTIDO


Si hay algo que distingue a los seres humanos del resto de los animales, aunque algunos llegan a sentirla, es la piedad, ese rasgo del comportamiento que, a mí, por ejemplo, me enternece cada vez que lo descubro en una mirada, en un abrazo o en una mano que se tiende a quién lo está pasando mal. Un rasgo que, por más que me esfuerzo, no llego a recordar en Felipe González. ni siquiera en aquel Felipe de las primeras horas que llegó a enamorar a muchos españoles.
Por el contrario, González siempre ha hecho gala de todo lo contrario, mostrándose frío y severo en ocasiones en que otros, yo al menos, nos hubiésemos deshecho. Esa actitud, la del ex presidente, que, en ocasiones, puede llegar a ser una virtud, se vuelve odiosa cuando es innecesaria y desmedida. Se ve que la edad, las nuevas amistades y haber soltado amarras con la gente normal y corriente, la que hace años que no viaja, la que pelea cada mes por pagar sus recibos, la que no tiene amigos en la lista Forbes, ni sale a pesar o a navegar en un yate, la que mata los lunes y el resto de la semana al sol, si es que lo hay, porque, en aras del progreso y del bien del país, cerraron su fábrica, le han endurecido aún más y nos muestran ahora un Felipe muy distinto del que llegamos a admirar.
No sé si acierto al pensarlo, pero tengo la impresión de que apenas queda nada de aquel encantador de serpientes que nos llenó de fuerza e ilusión un día. Hoy, por más que me esfuerzo, sólo soy capaz de ver en el líder que admiré soberbia, vanidad y furia, una furia ciega e innecesaria que no le deja ver la realidad y que acabará de llevarle a la destrucción de un partido que, con él, fue grande y que, ahora y también con él, se ha puesto en la senda de su propia destrucción.
A nadie se le escapa que, para González, la gente de la que se rodea y se ha rodeado es de usar y tirar. No conozco a nadie más pagado de sí mismo ni con más desapego hacia los suyos. No hay más que pararse a contemplar el camino que ha recorrido y verlo sembrado de los cadáveres de los que un día fueron sus colaboradores o incluso sus amigos. Pero, esta vez, Felipe se equivoca. Ha medido mal el golpe y se ha embarcado en una aventura, la de quitar y poner en el partido que un día lideró y para el que fue el gran referente, que, de momento, no ha hecho más que abrir una enorme vía de agua, por la que se escapa la ilusión de los militantes y la confianza de los votantes.
A Felipe González y, por desgracia, a su partido les ha perdido esa mezcla de vanidad y pereza que le lleva a pretender dirigir el debate, sin participar en él más que de cuando en cuando. Por ejemplo, cuando en aquella entrevista para la SER, a punto de tomar un vuelo para quitarse de en medio en Chile dio el pistoletazo de salida para el asalto al Comité Federal que acabaría apeando al secretario general Pedro Sánchez, sin otra alternativa que el nombramiento de una gestora manejada a distancia desde Sevilla por su discípula más adelantada, Susana Díaz, evidenciando que lo único que importaba era que el PSOE abandonase cualquier acercamiento a posiciones de izquierda y hacer presidente al candidato del IBEX 35, dijese lo que dijese González el jueves en Sevilla.
Pero al vanidoso Felipe, al soberbio Felipe, no le bastó con ser pieza fundamental en la operación. A Felipe, el cuerpo le pedía, no sólo tener el cadáver de Pedro Sánchez, sino que, además, necesitaba profanarlo y exhibir sus despojos ante todos. Y lo hizo la semana pasada en Sevilla en un acto que no parece otra cosa que una operación de apoyo a su protegida, seriamente perjudicada en su imagen por la fratricida operación. Y Felipe tomó la palabra en ese acto para insultar -no se me ocurre otra forma de llamar a lo que hizo- al derrotado Pedro Sánchez. Y allí, en su tierra y ante sus fieles, además de llamarle mentiroso, como ya había hecho en la SER, le acusó de incapaz, "hizo lo que sabía, pero no sabía", dijo y de no tener "cultura de partido", sin caer en la cuenta de que hablaba de la misma persona a la que él y sus amigos propusieron como candidato a las generales, el mismo que, por primera vez, fue elegido secretario general por la militancia socialista. 
Nunca he militado en ningún partido ni en dada, ni quiero hacerlo, pero entiendo que una pieza fundamental en esa "cultura de partido" de la que habla González es la de respetar al secretario general y su programa electoral, más si ha sido elegido democráticamente y por todos. Tampoco le vendría mal recordar, a este "abuelo cebolleta" y enredón, aquello de que no se puede pretender tener siempre razón, sólo por haberla tenido.

2 comentarios:

Tributo A Los 80 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tributo A Los 80 dijo...

¿Qué se puede esperar de alguien que engañó y decepcionó a miles de españoles con aquella frase "No a la OTAN" con la que nos engatusó y luego traicionó convocando el referéndum que, finalmente, nos metió de lleno en ella? ¿O del fundador de los GAL, aunque lo niegue el resto de su vida, que asesinaba a miembros de ETA a espaldas del mundo? Felipe fue un loco que, una vez en el poder y ya consciente del mismo, se transformó en una máquina de aniquilación. Yo lo admiré una vez -la única vez que le voté con 18 años recién cumplidos aquel año de 1978-, pero nunca más lo volví a votar. Cuando nos metió en la OTAN comprendí quién era y en lo que se estaba convirtiendo o que quizá ya era desde un principio y nos lo escondió con esa falsa candidez que tenía. Ahora ya sabemos todos quién es ese indeseable. Lo que más pena y, a la vez, rabia me da es que los españoles estemos pagando una renta vitalicio a un personaje como él.